Las ciudades-calle ( cuando se olvida que somos animales de costumbres y el dinero no importa)

Belgrade_bypass

 

Chile, fértil provincia  y señalada en la región Antártica famosa, está llena de ciudades-calle que evolucionaron pasando por caseríos al rededor de un camino, y transformándose muchas veces en pueblos-calle si es que el antiguo camino seguía siendo utilizado de manera regular.

De esta manera nacieron Leyda (pueblo-calle de la provincia de San Antonio), Los Álamos (pueblo -calle de la 8°va Región) y Quilpué (ciudad-calle en toda regla cercana a Viña del Mar).

Esa característica fundamental de este tipo de pueblos y ciudades (lo de nacer al costado del camino) no es fruto del azar. En su génesis, estos lugares estaban ubicados convenientemente    en puntos de una ruta que conectaba 2 o mas zonas de que generaban y/o atraían viajes, y que entregaban servicios de hospedaje, herrerías y pesebreras necesarias para los antiguos largos viajes.

Con el correr del tiempo, los pueblos-calles que sobrevivieron gracias a que estas rutas seguían siendo utilizadas, comenzaron a sufrir un aumento en la población debido, básicamente  a las nuevas formas de transporte que les acercaban a las ciudades que contaban con servicios proporcionados por el Estado. Luego, el numero de la población se hizo de tal magnitud, que estos servicios se instalaron en estos pueblos, transformándolos en ciudades propiamente tales.

Producto de la archi conocida “no planificación” , actualmente estas ciudades-calle se ven enfrentadas a un problema que, paradójicamente, es la causante de su creación  Es un punto ubicado entre 2 zonas de atracción y/o generación de viajes.  Y si le sumamos a lo anterior el hecho de que cuenta con una población considerablemente grande que utiliza la red vial tanto para viajes dentro de la ciudad, como para viajes desde y hacia otras zonas, convendrán conmigo que los tiempos de viaje debido a los altos grados de saturación de esta red se ve y verá aumentada aún más si no se toman las medidas necesarias para evitarlo.

 

Y es aquí donde se presenta el problema: ¿Como solucionamos, a largo plazo, el problema de los excesivos tiempos de viaje?

-Si esta pregunta se hubiese hecho hace 30  o 40 años atrás  la respuesta sería que se construyeran mas pistas.

-Desde hace 20 años, la respuesta para esta pregunta es que se soluciona construyendo un by pass.

 

A primera vista, se presenta el by pass como una solución por si sola: La ruta que conecta las ya nombradas zonas de atracción y/o generación de viajes se mantiene, se disminuyen los consumos de tiempo y combustible ya que se preferiría el uso de  este by pass  (racionalidad económica)… pero somos animales de costumbres.

 

Somos animales de costumbres

El caso es que se hacen los estudios de ingeniería necesarios, se construye el by pass, pasan algunos años y OH! SORPRESA! los grados de saturación y por ende, los tiempos de viaje, siguen en aumento en la ciudad-calle … y es que si bien es cierto que al entrar en funcionamiento, el dichoso by pass atrajo usuarios de la red vial, con el correr del tiempo muchos de estos usuarios volvieron a la antigua ruta que pasaba por el centro de la ciudad.

Entonces, en ese punto, se proyectan soluciones viales dentro de la ciudad-calle, mas aún cuando la locomoción colectiva aun usa la antigua ruta, pues esta ciudad ya se ha transformado (también) en una zona de generación y atracción de viajes. (agréguele a esto que al implementar soluciones dentro de la ciudad calle, posiblemente se provoque otra migración desde los usuarios del by-pass)

Pero como? es que a la gente no le interesa ahorrar recursos? como no se dan cuenta que se tardaran mucho menos tiempo para llegar a destino si usan el by-pass? es que la manoseada racionalidad económica no funciona en estos casos?

… No, la racionalidad económica sigue siendo lo que nos mueve como individuos y como sociedad, lo que pasa es que en el proceso de la simulación de una alternativa de solución a estos problemas, hay mas factores que el tiempo de viaje… por ejemplo la costumbre (voy por un lugar familiar, que quizás recorrí desde pequeño, por acá venden el pan que me gusta, etc), y también esta esa loca idea de que la distancia más corta entre 2 puntos es la linea recta …

Como ven, no todos es plata cuando de transportarse se trata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s